Inicio América Centroamérica Panamá

Panamá

Lo que la mayoría de viajeros sabe de Panamá es que tiene una ciudad de rascacielos, que es un paraíso fiscal, que tiene el canal… y poco más. Sin embargo, Panamá es una sorpresa. Un país con grandes áreas de naturaleza salvaje y aún intacta, playas y arrecifes coralinos —como los de Bocas del Toro—, islas para perderse a lo Robinson Crusoe -como la del golfo de Chiriquí-, bosques tropicales nubosos que cubren sus altas montañas. Volcanes y pueblos indígenas que mantienen con fiereza sus tradiciones ¡Ah!, y una ciudad colonial tras esa fachada de rascacielos de cristal y acero que no tiene nada que envidiar a otras famosas de Puerto Rico, Colombia o Cuba.